El fetiche de Gloria Martín: objeto y creación

El Tesoro de El Carambolo, las piezas arqueológicas más destacadas de entre las encontradas en Andalucía, sirve a Gloria Martín como hilo conductor de su exposición ‘Bien de Interés Cultural’.
 Gloria Martín
Con la representación de las diferentes copias que pueden observarse en el Museo Arqueológico de Sevilla, el Museo Arqueológico Nacional y el propio Ayuntamiento de Sevilla, nos propone una reflexión en torno al original y la copia y el valor de las mismas para el arte y para la sociedad. No deja de ser llamativo que las piezas originales del conocido tesoro se hayan expuesto en contadas ocasiones, y que ni siquiera resulte clara la titularidad de las mismas.
Gloria Martín
Lo que en origen componía, probablemente, un ornamento ritual para bueyes, ha terminado convirtiéndose en símbolo del nacionalismo andaluz, al que se asoció en el periodo de nacimiento de las autonomías. “El arte cubre huecos parecidos a la religión“, recalca la artista.
Gloria Martín
En la representación de los catálogos de arte que encontramos en la exposición Gloria avanza un paso más en el juego de creación: desarrolla su pintura a partir de un objeto que ya existe -el catálogo-, que a su vez representa un objeto que existe previo a ambos -la obra de arte primera-. Al mismo tiempo nos plantea la casi obligatoriedad -creada por nosotros mismos- de un catálogo alrededor de la exposición de arte contemporáneo, de la creación de contenido más allá de la obra.
Gloria Martín
Gloria Martín
Desde el inicio de su carrera artística Gloria ha desarrollado su interés por el museo y el objeto expuesto, por la obra de arte como forma de conocimiento y como fetiche. Así, encontramos representaciones de iconos prehistóricos o del cráneo con diadema de plata del yacimiento de El Argar -germen del Museo Arqueológico de Almería-, o del caballo romano expuesto en la vitrina -como el original- a la entrada de la galería.
Gloria Martín
Gloria Martín
Gloria Martín
Una atracción similar suponen los anticuarios, de los que toma imágenes que reproduce en papel -“me gusta trabajar sobre papel”, insiste en varios momentos- y en lienzo de pequeño formato. En este caso, combina representaciones de obras en un espacio real y sobre fondos neutros.
Gloria Martín
Gloria Martín
La Inmaculada de Murillo de Hospital de los Venerables -hoy en el Museo del Prado-, tomada de un recorte de prensa en que se ve la obra en el taller de restauración y mano de la consejera, le sirve para entrar en lo que hay detrás de la pintura. “Me interesa lo que pasa en la pintura cuando no se ve, la historia que cuenta sobre la propia obra”.
Gloria Martín
Gloria Martín
Finalmente, la representación de mármoles parte de su estudio sobre las texturas de las superficies para el trabajo docente, al tiempo que le permiten acercarse a obras como el muestrario del Museo Arqueológico Nacional.
Gloria Martín
Gloria Martín
Gloria Martín, cada vez más focalizada en la pintura instalativa, nos acerca al bien cultural, a una obra de arte refugiada en un museo al que hemos convertido en su hogar artificial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *