A∩B∩C (línea)

Matemáticas para la transformación social

La argentina Amalia Pica presenta en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo su primera gran individual en España. Partiendo de obras de apariencia simple, nos coloca en la crudeza de los difícil historia reciente de Argentina.

Diagramas de Venn (en foco)

La exposición arranca con Venn Diagrams (under the spotlight), una instalación que representa la teoría matemática de los conjuntos expresada en el diagrama de Venn. Los colores de dos círculos de luz confluyen creando un área común a ambos elementos.

Estos conjuntos de elementos independientes y su intersección forman el primer par de ideas que encontraremos en la obra de Pica. Tras el juego de formas y colores pronto chocaremos con una dura realidad: la dictadura militar argentina. «La Ley de Seguridad Nacional prohibía la reunión en la calle de más de ocho personas», recuerda la artista. Quedaban, por tanto, prohibidos los «conjuntos» sociales y toda posibilidad de «intersección» entre las ideas de cada individuo.

En este punto, es importante notar que para que los círculos se activen necesitamos al menos dos visitantes, ya que cada foco cuenta con un sensor de movimiento. Una persona no logrará crear más que su propio conjunto, no llegará a puntos comunes con nadie.

Esta idea es indiscutible protagonista de la primera parte de la muestra, pronto encontraremos un irrefrenable componente lúdico que hace irresistible continuar el juego en cada sala -y pasillo-.

A∩B∩C (línea)

Especialmente interesante es la obra A∩B∩C (línea), prestada por la Fundaçao de Serralves, que se activa mediante una performance en la que varias personas toman aleatoriamente elementos, los presentan al público sentado en la grada creando una serie de intersecciones entre los conjuntos, y los vuelven a depositar al azar en la estantería. La acción se realizó en la inauguración y se anunciarán nuevas intervenciones.

Stabile (con confeti)

Todavía estamos trabajando en nuestra mente esta idea del conjunto cuando llegamos al largo pasillo del Claustrón Este y vemos Stabile (con confeti), casi 50.000 papelillos -cuidadosamente pegados uno a uno al suelo- que nos trasladan a un ambiente de celebración -aunque ya finalizada-. Eso sí: este cambio de concepto no va a alejar de nosotros la idea de formar conjuntos.

Pica entiende esta celebración, este ambiente festivo, como un espacio de euforia colectiva, en que se comparte la felicidad. Pero de nuevo su foco está más allá de esta simple representación. La fiesta comporta un elemento de equidad social, que plantea en su obra como propuesta de modelo social.

(In)audito (sala)
(In)audito (sala)

Así, la euforia colectiva de esta celebración se transforma en un descontento colectivo en forma de protesta comunitaria. (In)audito (sala), producida por el CAAC, nos presenta elementos cotidianos que tienen en común la capacidad de producir ruido -es más, nos recuerdan las caceroladas del traumático pasado económico de Argentina-. Sin embargo, a través del enyesado de estos 200 objetos -sí, también aquí podemos trazar conjuntos-, Pica silencia las protestas y convierte este ruido en silencio. Silencio, palabra casi mágica en este Monasterio.

Escuchar a escondidas
Orejas extendidas

El silencio y su dualidad con la escucha van a ser el tercer concepto alrededor del cual se desarrolla la exposición. Escuchar a escondidas y Orejas extendidas nos acercan a esta travesura infantil que se convierte en perversa en las dictaduras, cuando se emplea para denunciar a nuestro semejante -vecino o familiar-. Pica nos transforma de visitantes a oyentes.

Memorial para intersecciones #15
Paliativo para oyentes crónicos #1
Procesión (Reconfiguración)

Conjuntos e intersecciones, celebración y protesta, y silencio y escucha. Tres binomios que convergen en un Claustrón Este que se nos queda pequeño y nos deja con ganas de más.

La exposición de Amalia Pica, comisariada por Juan Antonio Álvarez Reyes y coordinada por Roxana Gazdzinski, completa la programación de esta temporada en el CAAC -muy recomendado visitarla tras la de Juan Suárez, con la que encontraremos interesantes puntos de diálogo-, y podrá visitarse hasta el 15 de marzo de 2020.

JAVIER MARTÍNEZ | SEVILLA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *